CALLUM utiliza las impresoras 3D Makerbot Method X para crear prototipos y piezas con materiales de ingeniería

CALLUM utiliza las impresoras 3D Makerbot Method X para crear prototipos y piezas con materiales de ingeniería

CALLUM es una empresa de diseño e ingeniería que crea productos a medida y de edición limitada, que ha conseguido producir rápidamente piezas de producción a medida de bajo volumen internamente para su Aston Martin CALLUM Vanquish 25, gracias a las impresoras 3D Makerbot Method X.

20 años después de su primer modelo, el aclamado diseñador de Aston Martin Vanquish, Ian CALLUM CBE, ha vuelto para adaptar el modelo a una edición contemporánea, combinando rendimiento con facilidad de uso. Lo ha conseguido utilizando avances en tecnologías y materiales, incluyendo la fabricación aditiva. En total se han realizado más de 350 actualizaciones de diseño e ingeniería para crear la nueva edición, el Aston Martin CALLUM Vanquish 25.

El modelo se ha diseño potenciando su motor V12 de 5.9 litros, es más bajo y más ancho y con una configuración de suspensión actualizada para una conducción más ágil y precisa. También se beneficia de las últimas tecnologías con conductos de freno impresos en 3D que suministran aire frío a los nuevos frenos cerámicos de carbono, que proporcionan una potencia de frenado actualizada.

A lo largo del proceso de diseño y desarrollo del Aston Martin CALLUM Vanquish 25, los equipos de diseño e ingeniería de CALLUM han utilizado la impresora 3D MakerBot Method X para producir rápidamente prototipos funcionales para pruebas de concepto y ensayos rigurosos. Pero con las capacidades de materiales y acabados de la impresora 3D Makerbot Method X, el equipo es capaz de ir más allá y crear piezas de producción en la propia empresa, algo que no era capaz de lograr anteriormente.

La empresa utiliza la impresora 3D para producir los conductos de los frenos del vehículo, los dispositivos de montaje de la pantalla y los soportes de montaje de los interruptores, así como un intrincado mecanismo de montaje que aloja un reloj Bremont extraíble en el salpicadero.

«La fabricación aditiva ha avanzado mucho en los últimos diez, incluso, cinco años. La resolución de estas impresoras 3D es mucho mejor, lo que nos permite crear productos complejos con un alto nivel de acabado que antes no hubiera sido posible», explica Adam Donfrancesco, director de ingeniería de CALLUM.

«Tradicionalmente, estas piezas se habrían mecanizado a partir de bloques de aluminio o se habrían creado mediante moldeo por inyección. Estos métodos son caros, requieren mucho tiempo y a menudo dependen de terceros proveedores. Es posible que haya que esperar algún tiempo para que se produzca una pieza pequeña y de bajo volumen y que cuando llegue no cumpla nuestros exigentes requisitos; cuando se trabaja en un vehículo de tanto prestigio como un Aston Martin, y con el nivel de refinamiento que tenemos, todo tiene que ser absolutamente preciso«.

Materiales 3D de grado de ingeniería

«Hay un alto nivel de complejidad con estas piezas», continúa Donfrancesco. «Por ejemplo, los conductos de los frenos deben integrarse en el parachoques y recoger el revestimiento del paso de rueda. Se trata de un proceso que requiere muchas repeticiones para conseguir la pieza deseada». Desarrollar una solución con las impresoras 3D Makerbot Method X significó que a bajo coste pudimos experimentar hasta que estuvimos listos para crear las piezas de producción finales. También, gracias a las impresoras durante el proceso pudimos utilizar los materiales adecuados, utilizando la fibra de carbono Nylon 12 para las piezas de producción finales montadas en el vehículo”.

La capacidad de producir piezas con material de calidad técnica es clave para CALLUM. «Debido a su fuerza, rigidez y resistencia al calor, la fibra de carbono Nylon 12 es una solución ligera ideal para piezas como los conductos de los frenos. En la parte delantera del coche hay que tener en cuenta los impactos, y estos materiales nos permiten cumplir los estrictos requisitos de estos entornos. La capacidad de producir piezas en materiales tan resistentes es uno de los atributos más impresionantes de las impresoras 3D de escritorio Method X. Por su tamaño, es realmente impresionante. La tecnología y las capacidades de los sistemas más grandes y costosos se han trasladado a las máquinas de escritorio más accesibles y asequibles, y eso es algo que ha sido enormemente beneficioso para CALLUM”.

Ejemplo práctico – Integrar un reloj de bolsillo en el vehículo

CALLUM se ha asociado con el fabricante británico de relojes de lujo Bremont para incorporar un reloj de bolsillo mecánico extraíble, un elemento destacado que se sitúa en el centro del salpicadero del Vanquish 25. El equipo quería que este reloj fuera extraíble, para que el propietario del vehículo pudiera llevarlo encima cuando no lo utilizara en el vehículo. De nuevo, las impresoras 3D Method X resultaron ser la solución perfecta para desarrollar este mecanismo de montaje del reloj.

«Fue necesario desarrollar mucho la carcasa del reloj», explica Donfrancesco. «Necesitábamos crear algo que funcionara ergonómicamente; se desarrollaron muchas iteraciones en la impresora 3D Method X y se validaron en el vehículo, lo que nos permitió avanzar rápidamente. Teníamos que asegurarnos de que, cuando estuvieras sentado en el asiento del conductor, fuera fácil de quitar: que no fuera incómodo ni obligara a la muñeca a realizar una acción inusual para quitar o poner el reloj. También hay que tener en cuenta un alto grado de sensación táctil».

La impresora 3D permitió al equipo experimentar con este mecanismo y también introducir la personalización de forma rentable, desarrollando una solución que incorpora la «C» de la marca CALLUM.

«Una ventaja significativa de la impresora 3D Makerbot Method X es la forma en que el equipo construye las piezas complejas«, dice Donfrancesco. «Tiene integrado el material de soporte PVA que puede disolverse. Lo mejor de esto es que podemos crear piezas más sofisticadas y componentes tradicionalmente sin soporte, como el mecanismo de montaje del reloj. En lugar de tener que imprimir material adicional y luego pasar por el difícil y largo proceso de eliminación, la impresora 3D Method X crea automáticamente el material de soporte que puede disolverse. Esto supone una gran ventaja para nosotros que antes no habría sido posible».

La fabricación industrial al alcance de todos

La precisión dimensional que ofrece la impresora 3D Makerbot Method X fue fundamental para que CALLUM pudiera conseguir los dispositivos de montaje utilizados para colocar y fijar la pantalla de entretenimiento en el salpicadero. Convencionalmente, estos intrincados requisitos de bajo volumen habrían requerido el moldeo por inyección de aluminio, pero CALLUM pudo ahorrar costes y tiempo con las impresoras 3D Method X.

«En general, nuestros costes tanto del ciclo de desarrollo como de la producción de piezas se han reducido drásticamente. Cuando se crean prototipos, el coste del filamento utilizado en la máquina es tan bajo que puedes permitirte hacer numerosas iteraciones para perfeccionar la solución. Luego, es muy sencillo y rentable pasar a materiales de grado de ingeniería. Como el coste del filamento y del uso es tan bajo, parece que es ‘gratis’ probar cosas diferentes», añade.

«La impresora 3D Method X proporciona el nivel de precisión necesario para crear los dispositivos de montaje de la pantalla, que también incluye funciones para los interruptores», explica Donfrancesco. «En lugar del tiempo y el coste que supone el desarrollo de herramientas, hemos podido crear nosotros mismos estas complejas piezas».

Para una pequeña empresa de diseño e ingeniería, la flexibilidad que ofrece una máquina como la impresora 3D Makerbot Method X es increíblemente beneficiosa para CALLUM. Donfrancesco añade: «No hay que preocuparse por los plazos de entrega. Eres libre de controlar tu propio destino en términos de suministro de piezas, lo que hace que nuestro negocio sea más eficiente. Por ejemplo, en el caso de las piezas pequeñas e intrincadas, como los clips, es una maravilla. Se necesitaría un gran número de herramientas, tiempo e inversión para recrear lo que ahora podemos conseguir fácilmente con la impresora 3D Makerbot Method X».

Makerbot Method X permite a CALLUM pasar rápidamente del prototipo a la producción

Disponer de esta capacidad de diseño y producción interna es algo que ha abierto nuevas posibilidades al equipo de CALLUM. «Con nuestro equipo de ingenieros trabajando en el sistema, han estado dispuestos a probar cosas diferentes, a empujarnos a nosotros mismos, a pensar fuera de lo convencional y a explorar realmente nuevas posibilidades dentro del diseño y la producción», añade Donfrancesco.

«Nuestra impresora 3D Makerbot Method X no está en el taller, sino en nuestra oficina, por lo que nuestros equipos de diseño e ingeniería tienen fácil acceso para experimentar con las capacidades de nivel industrial. La interfaz de usuario de Method X es excepcionalmente buena e intuitiva. Creo que todavía estamos arañando la superficie de lo que podemos lograr con esta máquina y es una perspectiva extremadamente emocionante tener esto como parte de nuestra oferta y conjunto de herramientas a medida que nos acercamos a futuros proyectos».

Donfrancesco es partidario de los beneficios que la fabricación aditiva puede aportar a empresas de todos los tamaños: «Cualquiera que sea el nivel de su empresa, le animo a invertir en la fabricación aditiva. Las capacidades de nivel industrial son ahora mucho más accesibles para empresas de todos los tamaños: Makerbot Method X es un excelente ejemplo de ello. Una vez que te sumerges en el agua y comprendes cómo funciona, descubres todas estas nuevas posibilidades: obtienes lo que inviertes», concluye.

Contacta con nosotros

Si quieres implementar la tecnología 3D, contáctanos.

Contacta con nosotros